Últimas publicaciones

jueves, 25 de septiembre de 2014

Gandolfo: un año de poesía

El nuevo libro de Elvio Gandolfo se llama El año de Stevenson (Iván Rosado) y reúne poemas que Gandolfo escribió, según el organigrama diegético del volumen, cada día durante un trimestre (“Primer trimestre” es el subtítulo de este primer tomo al que, aseguran desde la editorial, le seguirán otros tres). Gandolfo, invitado al XXII Festival de Poesía, además de dar su lectura en la mesa de cierre del Festival (el sábado 27 a las 20 en el CC Roberto Fontanarrosa), presentará el libro ese día al mediodía en la editorial (en la galería Dominicis, Catamarca 1427 local 12).
Elvio Gandolfo en el XVII Festival de Poesía. Foto de Giselle Marino.

En El año de Stevenson, a diferencia de sus narraciones (y no es que estos poemas no sean narrativos), parece que las historias y los detalles provinieran de alguien que camina al lado de uno. Los poemas sobre mujeres son infinitos, porque abarcan gestos grandiosos, cosas de muchos años atrás que regresan, o clases sociales y paisajes que abarcan enormes distancias. Tal como suelen ser las conversaciones sobre damas que ejercieron un sostenido influjo en hombres de imaginación febril. Pero también los de hombres mayores que se derrumban o se murieron y aparecen retratados en algo casi nimio, que suele ser la literatura, el cine o sus derivados: los festivales de cine, los encuentros literarios, ese orbe que alguna vez pudo vislumbrarse como una entrada de enciclopedia y ahora es un lugar de trabajo. Hay, en El año de Stevenson, como acotaciones, apuntes a veces irónicos sobre ese mundo del periodismo cultural al que pertenece Gandolfo; por ejemplo, la imagen del narrador que llega a su casa después de un periplo por un festival de cine y se deshace de la bolsa con libros y programas para volver a salir. O el hallazgo del término “poeticas” en una columna de Diario de Poesía, que sorprende al ineludible Gandolfo-narrador-del-poema porque se maravilla e interpreta que algo del orden de lo centroamericano ingresó al fin al Diario (“poeticas” en lugar de “poetisas”) cuando cae en la cuenta de que se trata de un error de tipeo y la columnista se refiere a “poéticas”; lo que a la vez enfatiza la distracción con la que nuestro narrador estuvo leyendo la página.

En esta breve entrevista realizada en un impasse de la noche inaugural del Festival, Gandolfo se refiere a la escritura de ese libro.

No hay comentarios: